Obras apuntan a resguardar y aumentar la capacidad de recepción de los visitantes que llegan al museo de sitio.

Visitar el Castillo de Niebla sin deteriorar su entorno es el principal objetivo de las obras de remodelación que se desarrollan en el monumento nacional también conocido como Fuerte de Niebla, y que corresponden a las más importantes de los últimos 20 años. El sitio se ubica a 18 kilómetros de Valdivia en la Región de Los Ríos.

Para evitar el impacto de las visitas se construyen pasarelas sobre el nivel de la tierra, ancladas a la piedra cancagua, las que conectarán diversos puntos del sitio. «Se entiende como una intervención reversible, acogiendo los principios internacionales de restauración, ya que si es necesario, en el futuro estas podrán ser retiradas sin alterar el monumento», dijo la seremi de Obras Públicas de Los Ríos, Heidi Machmar. La remodelación registra el 10% de avance. Se realiza desde febrero y considera una inversión de $3 mil millones.

El sitio histórico, monumento nacional desde el año 1950, fue el museo regional más visitado del país durante 2012, con 162 mil 69 personas. Por este motivo, la restauración se concentra en poder aumentar la capacidad para recibir más turistas y minimizar el impacto sobre la fortificación.

Patricio Alarcón, presidente de la junta de vecinos del sector, explicó que la restauración del monumento era una acción necesaria «porque permite recuperar la principal vía de ingreso de turistas al sector costero».

Los trabajos son ejecutados por el Ministerio de Obras Públicas y se han dividido en tres áreas: restauración, obras nuevas y remodelación. La primera contempla la limpieza, consolidación y protección de los vestigios existentes tales como muros de defensa a tierra, batería, cañones, capilla, polvorín, muros de defensa al mar y foso. La segunda comprende la edificación de nueva infraestructura al interior del recinto, entre ellas las pasarelas «aéreas» para los visitantes. La tercera y última área contempla remodelar las oficinas administrativas del museo, así como crear un espacio para reubicar los stands de artesanías. Junto a esto, el proyecto también pretende adquirir un nuevo terreno -aledaño al Castillo- para trasladar el actual estacionamiento que se ubica al interior del monumento.

Loreto Silva, ministra de Obras Públicas, explicó que «los trabajos permitirán recuperar el valor y atractivo turístico de una obra en la cual se plasman la historia de Chile y un gran legado cultural para los valdivianos, que ha permanecido a través de los siglos».

TRABAJO

La última restauración importante que tuvo el Castillo de Niebla se realizó en 1992.

ÓSCAR RIQUELME BRACHO

Descarga el articulo